Antonio Miravete, empresario y mecenas: “Sin artistas, la sociedad me parece estúpida”

JALDUN073_NoticiaAmpliada

FOTO: PEPE OLIVARES

Antonio Miravete es un empresario de éxito. Sí. Hace ya 19 años fundó junto con su hermano Trino la empresa Jaldún, dedicada a la investigación y la producción de productos para la  salud del cabello. Pero tanto Antonio como el resto de sus hermanos ha tenido siempre en la cabeza la belleza, la del arte, la de la vida y la de las pequeñas cosas. Ahora, y tras afianzar su empresa en el sector a base de investigación, innovación y sostenido desarrollo, Jaldún ha decidido iniciar una aventura más allá del producto en sí, más allá del mercado en el que está bien asentado, más allá del negocio puro y duro. Es Jaldún Cultural.

Antonio Miravete tiene ese gesto de paz y tranquilidad que a muy pocos empresarios se les percibe a primera vista, más allá de la formal cordialidad de una persona con don para los negocios y las relaciones personales. Destila ilusión, y no porque haya triunfado como empresario, sino porque conserva la ilusión por los nuevos proyectos más allá del éxito económico. Todo comienza con un espacio. Un almacén. Un lugar donde la creatividad y las ideas de Antonio han ido tomando forma de la mano del muralista Wenceslao Pérez.

“Hay una idea inicial, una pared blanca. Yo quiero pintar un cuadro. Le empiezo a contar mi película a Wences. Tengo un guión mínimo. Contemplo la diferencia y pienso que de ella saldrá algo genial porque lo principal no es el final, sino el camino. Ese es mi criterio”. Jaldún Cultural es un proyecto en construcción. Un proyecto que parte de la conversión de lo que iba a ser un almacén de productos de Jaldún, en una obra de arte al más puro estilo de proyecto renacentista, donde se alojan más de 300 personajes, y unos cuantos homenajes a pintores como Goya o Munch entre otros. Pinturas que cubren las paredes el suelo y el techo del almacén contiguo a las nuevas oficinas de la empresa en el barrio ilicitano de Altabix, justo frente al espacio cultural de la Llotja.

“Cuando habían pasado solo 3 meses llevaba ya más de 300 personajes dibujados”, explica el artista Wenceslao Pérez, “era todo una idea vaga de lo que en la cabeza tenía Antonio. Cuando alguien te dice: el hombre que ha decidido adquirir ese lugar inhabitado tiene una leve, vaga, pero firme intención de convertirlo en un espacio que fugue al infinito, acostumbrado como está a mirar las estrellas… Vamos… Te iba dando unos datos de cosas que le gustaban. Aparecían a veces como unas ideas que eran como muy, muy, muy filosóficas. Entonces yo decía, sí pero ahora… cómo lo hago. Y bueno, para pintarlo todo hubo un proceso. Lo primero que se crearon fueron los paisajes de fondo. Luego sobre él fui pintando los personajes”.

TERMINA DE LEERLO EN: http://alicanteplaza.es/antonio-miravete-empresario-y-mecenas-sin-artistas-la-sociedad-me-parece-estupida

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s